#CURIOSIDADES: Los efectos negativos del cambio climático se aceleran en la Tierra

Las condiciones meteorológicas extremas se vuelven norma a gran velocidad. Así lo confirman las dos semanas de calor estival que cayeron sobre Canadá y EE.UU. cuando el hielo y la nieve del invierno aún no se habían marchado. En marzo, buena parte de América del Norte se ‘cocinó’ a temperaturas altas, que derritieron la nieve y el hielo y batieron por amplio margen los récords térmicos de los últimos 150 años. El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) alerta que si se mantiene el actual ritmo de contaminación de gases de efecto invernadero, alcanzarán grados preocupantes a lo largo de este siglo. Más olas de calor y temperaturas elevadas se registran a partir de 1950 y seguirán en alza en los próximos decenios, tal como la frecuencia de precipitaciones intensas en regiones tropicales y en latitudes alejadas del Ecuador. Así lo sostiene el reciente informe especial sobre el manejo de riesgos de eventos extremos y desastres para promover la adaptación al cambio climático. Esa jornada especialmente calurosa que se presenta una vez en 20 años, a fines del siglo XXI ocurrirá cada dos años en la mayoría de regiones, excepto en las situadas en el Hemisferio Norte y en latitudes lejanas al Ecuador, donde el fenómeno se produciría una vez por lustro. También es probable que aumente la velocidad máxima de los vientos de los ciclones tropicales, mientras cae o sigue igual la frecuencia de estos eventos en el mundo. Las sequías serán más intensas en el sur y el centro de Europa, en la región del Mediterráneo, en el centro de América del Norte, en América Central y en México, en el noroeste de Brasil y en África austral. El aumento del nivel del mar, sumado a una meteorología extrema, hará inhabitables muchos lugares para fines de siglo, dijo Christopher Field, copresidente del Grupo de Trabajo II del IPCC, que produjo el informe junto con el Grupo de Trabajo I. Sitios que ya soportan estos problemas, como los pequeños estados insulares y ciudades costeras como Mumbai, podrían ser abandonados, si no se efectúan importantes reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero.
Según el reporte, el gasto actual en proyectos de adaptación en países en desarrollo es de USD 1 000 millones al año, una mínima parte del estimado de 70 000 millones a 165 000 millones anuales que se destinan a tecnología para frenar la polución generada por gases invernadero. El reporte también aseveró que algunas poblaciones ya viven en riesgo, por los eventos extremos en muchas regiones. La mayoría de las muertes por desastres naturales -95% entre 1970 y 2008- aún suceden en países en desarrollo, según el informe. “Todas las manifestaciones meteorológicas se ven afectadas por el cambio climático, porque el ambiente en el que ocurren es más cálido y más húmedo que antes”, añadió Kevin Trenberth, del Centro Nacional de Investigación Atmosférica de EE.UU. Las cantidades de calor y humedad atrapados en la atmósfera son potente combustible para eventos extremos. Y tiene poco sentido debatir si esta o aquella tormenta fue causada por el cambio climático cuando todo el sistema meteorológico mundial está alterado, aclaró Trenberth. El informe plantea estrategias que protejan a aquellos en riesgo de enfrentar desastres naturales e impulsar el desarrollo sustentable. Ecuador sufre de sequías, retroceso de glaciales y aguaceros Aunque la contribución de gases de efecto invernadero (contaminantes) del país es mínima, del 0,001%, frente a naciones ricas, el país es cada vez más vulnerable al cambio climático. La intensificación de lluvias, el retroceso de glaciales y las sequías dan cuenta de ello, según el Ministerio del Ambiente (MAE). Según datos que recoge la Segunda Comunicación de Cambio Climático elaborada por este Ministerio, en los últimos 40 años ha aumentado el nivel de precipitaciones en un 33%, los glaciales se han reducido en un 28% y las sequías causaron el 45% de pérdidas en los cultivos.
El volcán Cotopaxi perdió, entre 1976 y el 2006 el 39,5% de nieve. Aunque la ciencia aún no puede determinar si estos “eventos extremos” son producto del cambio climático, el aumento de emisiones de dióxido de carbono en la atmósfera, según científicos, podría hacer que estos eventos sean más frecuentes. Entre los proyectos de adaptación y mitigación que impulsa el Gobierno están el Proyecto de Adaptación para la Efectiva Gobernabilidad del Agua para la recuperación de humedales, reforestación y construcción de reservorios en las cuencas de los ríos Chone, Paute, Jubones y otras. Aunque en Portoviejo se reforestaron 86 000 árboles, un 90% de la plantación se perdió por las intensas lluvias de las últimas semanas. Además, el MAE trabaja en un proyecto de adaptación al retroceso de glaciares y en un plan de adaptación para Galápagos. Pero estos proyectos tienen escaso presupuesto. Ecuador prevé invertir USD 19,5 millones entre el 2009 y el 2016. De ese monto, USD 14 millones se financian con cooperación internacional, informó en días pasados María Victoria Chiriboga, del área de Cambio Climático del MAE.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s