#SALUD: Ansiedad, producto de la depresión o visceversa

Se estima que el 5% de la población general tiene un cuadro depresivo y que del 10 al 15% padece de ansiedad. La depresión y la ansiedad son enfermedades que han afectado a la humanidad durante toda su historia. Se estima que la prevalencia de estas patologías ha aumentado en los últimos años debido a factores ambientales como el estrés y el ritmo de vida acelerado, en la actualidad el 5% de la población general tiene un cuadro depresivo y del 10 al 15% padece de ansiedad.

El Dr. Manuel Ortega, médico psiquiatra de la Universidad Central de Venezuela (UCV), comentó que la comunidad médica internacional se encuentra en un dilema con respecto a la comprensión de estas enfermedades, ya que se ha demostrado que las personas que sufren de depresión tienen una alta comorbilidad (presencia de dos patologías) con trastornos de ansiedad.

El galeno también destacó que los pacientes que han tenido trastornos de ansiedad o pánico tienen 50% de probabilidades de sufrir depresión. Esto ha planteado el cuestionamiento de si se está en presencia de dos enfermedades, que tienden a ir juntas, o se trata de una sola que se manifiesta de dos maneras. “La frecuencia en que aparecen las dos al mismo tiempo da a pensar que forman parte de un mismo fenómeno, pero la evolución de cada patología es diferente”.

En la visión psiquiátrica actual existen tres tendencias muy claras: la primera plantea un error en el criterio de los diagnósticos al no identificar los síntomas de ansiedad y depresión con mayor claridad; la otra sostiene que una patología es causada por la otra; y la tercera que explica que las dos tienen una causa común, y son resultado del mismo componente genético o factores psicosociales. Para unificar criterios se espera la nueva edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-V para mayo de 2013.

Clasificación internacional de las enfermedades psiquiátricas
En la actualidad las herramientas de diagnóstico que más se utilizan para determinar si una persona está deprimida, ansiosa o si presenta ambas patologías son: el DSM-IV-TR 4º edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la American Psychriatric Association (APA); y la CIE-10 Clasificación Internacional de Enfermedades del sistema de codificación de la (OMS).

La doctora Mónica Bifano, profesora de la cátedra de psiquiatría de la Escuela José María Vargas de la UCV explicó que a través de estos manuales “se verifica la manifestación de los síntomas en cuanto a la presencia, duración e intensidad de la patología, así como el impacto que tienen en el día a día de la persona que lo padece”.

Según estos manuales la depresión se caracteriza fundamentalmente por una alteración del sistema nervioso central donde las personas comienzan a ver al mundo con pesimismo, tienen una sensación intensa de dolor psicológico, todo les da igual, no existe el placer; existe sentimiento de culpa y pensamientos de muerte, ruina y enfermedad
Mientras que los trastornos de ansiedad son un conjunto de cuadros divididos en: trastornos de pánico, de ansiedad generalizada, fobias, trastorno obsesivo compulsivo y trastornos por estrés agudo o post traumático. Los mismos tienen como base el incremento del miedo, una sensación de aprehensión temerosa de que algo malo va a suceder y que hay peligro; generalmente producen muchas manifestaciones físicas como taquicardia, corazón acelerado, dolores de cabeza así como hipocondría, somatización, y pensamientos catastróficos constantes.

La Dra. Bifano comentó que hoy por hoy, los tratamientos farmacológicos para las enfermedades psiquiátricas, como los antidepresivos, han evolucionado. “Son tratamientos efectivos si los aplicamos bien a la dosis y en el tiempo que corresponde. Además garantizan que el paciente va a tener una mejor calidad de vida, y van a disminuir la posibilidad de recaída y recurrencia a lo largo de su vida. Estamos en la época de oro de la farmacología para el sistema nervioso central” enfatizó.

Cabe destacar que los antidepresivos, en especial los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), están aprobados tanto para la depresión como para la ansiedad, y la mayor evolución actualmente es el perfil de seguridad con menores eventos adversos. NP

Vía: Informe 21.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s